Constitución pintada

Decía Roberto Iniesta en Luce la Oscuridad: “¿Quién va meterse por el culo mi libertad de expresión cuando diga que me cago en la Constitución?”.

La carta magna, intachable, imborrable, incuestionable y pulcra que levanta las leyes de España y los derechos y deberes de los españoles ha sido usada como arma dialéctica de la derecha política durante muchos años. Uno de los ejemplos de su alzamiento como bandera o poco más que como símbolo ha sido el uso que se hace de ella en el temario de la independencia catalana. “Los que quieren quebrar España” siempre han tenido en la Constitución una barrera impenetrable que les ha costado sudor y esfuerzo mover un milímetro para retroceder dos. La aplicación del artículo 155 nos enseña hasta qué punto está configurado nuestro estado en torno a las comunidades autónomas.

Con todo esto,lo que ha pasado en estos 40 años de vigencia de la Constitución Española ha sido un revés para la derecha. Los mismos que proclamaban en alto artículos de la unidad de España rompían la fe de los españoles con delitos de corrupción y quebrantaban la democracia española espiando de forma ilegal a sus openentes en las cloacas del estado. Ahora es la izquierda la que retoma las bondades implícitas en esta escritura y encuentra en ella que los derechos defendidos por la izquierda siempre han estado defendidos por la ley, pero nunca efectuados.

En todo este tinglado aparecen personas ajenas a la redacción de este texto que en otros tiempos fue tan sagrado y vanagloriado y pisan su identidad poniendo su firma en ellos. Vuelve la derecha a intentar usar ese símbolo glorioso que tantos votos les dió en otros tiempos, pero se equivocan en su ejecución y los suyos pasan a ser actos ridículos y sin sentido alguno.

Lo que si parece cierto es que 40 años de Constitución Española no han conseguido borrar 40 años de dictadura fascista. Nadie ha intentado usar la debida interpretación de nuestro texto para prohibir la fundación Francisco Franco y algunos remiendos de su dictadura siguen establecidos en nuestras leyes y por tanto, en nuestro día a día en un estado que ama la democracia.

Lo que extraigo de todo esto es que este pobre texto que nació en unos años de convulsión y transición democrática ha sufrido tantos devaneos y tantos giros que ya necesita un descanso. Se ha hablado muchas veces de actualizar la ya cansada y a veces obsoleta Constitución Española pero algunos prefieren que el sistema electoral les siga beneficiando o que ciertas cosas no se traten en un texto tan poderoso.

Lo que no se puede hacer, entonces, es exigir a cada cual que use de una u otra forma este texto. Los que tanto hablaron de Constitución y democracia, ya ven, atentaron contra ella. Y debemos tener ciertos límites o al menos cierta decencia y no rallajear la historia de nuestras leyes, pero también debemos saber que la Constitución es para todos los españoles y que mencionarla e intentar mejorarla no es un atentado, sino una imperiosa necesidad.

abstract-2501105_960_720

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s